Ante la situación actual de confinamiento, muchos de los proyectos de Aprendizaje Servicio que se estaban desarrollando en Coslada por parte de diferentes institutos, han tenido que interrumpir sus acciones. No obstante, en algunos casos se ha optado por introducir una dimensión digital. Esta opción ha permitido mantener activa la esencia misma de esas iniciativas.

Es el caso de dos proyectos que han encontrado en el envío de mensajes de ánimo, una forma de darle continuidad a su labor en estos tiempos de crisis sanitaria.

Un grupo de estudiantes de 4º de ESO del IES Luis Braille ya trabajaba antes del aislamiento en una idea para animar a los mayores de la Residencia Ammavir a través del teatro. Estos alumnos y alumnas habían empezado ya a ensayar una pequeña obra para representarla en el mes de mayo e, incluso, tenían programados una serie de encuentros para entrevistarse con los mayores y compartir experiencias vitales.

Todas estas actividades quedaron truncadas ante la necesidad del aislamiento.

Mensajes de ánimo a los mayores

Por ello, el alumnado junto con sus profesoras, han decidido transformar el proyecto en el envío de videomensajes de ánimo a las personas mayores de la residencia. En ellos les plantean una serie de preguntas sobre cómo era su vida en la juventud y qué aspiraciones tenían en su época. Los mensajes se irán proyectando a los mayores a través de una tablet, gracias a la colaboración del personal que les atiende en la residencia.

Otro de los proyectos activos lo desarrollan estudiantes de 4º de ESO del IES Miguel Catalán. Un grupo de ellos emprendió hace unos meses el proyecto Digniversidad, desde el cual han estado trabajando sobre los derechos y las necesidades de las personas con diversidad funcional. Para su desarrollo han llevado a cabo, entre otras, una actividad de acompañamiento y dinamización para los residentes de Centro de Atención Residencial para Personas con Discapacidad Intelectual, gestionada por la Fundación ANDE.

Acompañamiento

Desde hace unos meses, una vez por semana un grupo de 5 o 6 jóvenes pasaba la tarde con los residentes para entablar relación con ellos y realizar juegos, actividades manuales o, simplemente, compartir una merienda.

Como esta iniciativa ha quedado interrumpida por las medidas de distanciamiento social adoptadas, los estudiantes han optado por el envío de videomensajes de ánimo para mantener el contacto con los residentes, esperando poder retomar el contacto directo cuando sea posible.

El concejal de educación, Infancia y Juventud, Iván López, ha argumentado que “este tipo de iniciativas mantiene viva la implicación de nuestros chicos y chicas con su comunidad, contribuyendo de una forma activa y solidaria a levantar el ánimo a personas que viven en residencias y que no pueden tener contacto con sus familias”.