Organizada por la Concejalía de Empleo, Desarrollo Económico, Comercio y Transportes, el pasado domingo tuvo lugar la decimoséptima edición de la Feria de Artesanía y Reciclaje de Coslada.

El evento ha servido para que decenas de artesanos hayan podido poner a la venta creaciones manuales, elaboradas a partir de materiales reciclados o no, pero siempre con el requisito ineludible de que en su fabricación no se utilicen máquinas o procesos automatizados.

El mayor flujo de afluencia de público, según la organización, se produjo entre las seis y las siete y media de la tarde.

A pesar del mal tiempo, cerca de ochenta expositores participaron en ella, muchos de ellos artesanos y artesanas de la ciudad.

Impulso del sector

Como en ediciones anteriores, la preferencia para la ocupación de los puestos siempre la tienen los artesanos y artesanas de Coslada. Una vez que se cubre este cupo, se da la oportunidad a profesionales del sector llegados de otros municipios de la Comunidad de Madrid.

Precisamente, hay que destacar el tradicional tirón que esta Feria tiene. Como muestra basta resaltar el hecho de que, a pesar del frío y la amenaza de lluvia, ayer domingo, más del 60 por ciento de los participantes procedían de otras localidades.