El alcalde de Coslada, Ángel Viveros, acompañado por el concejal de Política Territorial, José Sousa, y técnicos de este departamento municipal, ha visitado la Avenida de la Constitución, donde se están llevando a cabo obras de reurbanización con cargo al Plan de Inversiones Regional.

Se trata de un Plan de Pavimentación del Viario Público en el que se está actuando, además de en Constitución, en la calle Uruguay, en el Paseo Dolores Ibarruri, y en la Avenida de España. La inversión en estas reurbanizaciones asciende a 790.457 euros.

En el caso de la Avenida de la Constitución se está actuando sobre un espacio de 7.000 metros cuadrados ubicados en la citada vía y en la calle Begoña hasta su cruce con la calle Oneca. Se están ampliando las aceras y se ha construido un carril bici. También se han realizado alcorques para plantar nuevo arbolado donde anteriormente no existía. El presupuesto para esta zona es de 394.272 euros.

Más espacio para el peatón

A fin de fomentar la prioridad de la circulación peatonal y las condiciones de accesibilidad, los pasos peatonales se están ejecutando elevados a nivel de las aceras, lo que exige la minoración de la velocidad de los vehículos en circulación. Se mejoran las condiciones de accesibilidad y seguridad peatonal y las aceras ganan en anchura de manera más significativa en las zonas comerciales, propiciando el tránsito y recorrido peatonal.

En cuanto a la circulación, una vez que terminen las obras quedará como ahora con dos sentidos en Constitución y un único sentido de salida hacia Madrid la calle Begoña. En lo que se refiere al aparcamiento, se disponen plazas en “espina” en un tramo de la Avenida de la Constitución, dejando el resto en línea. Se mantiene la dotación actual de plazas, reubicando algunas en los dos extremos de la intervención. También se habilitan zonas para carga y descarga debidamente señalizadas, inexistentes actualmente en el tramo.

El primer edil cosladeño. Ángel Viveros, ha destacado que «con esta actuación se gana espacio para el peatón sin reducir las plazas de aparcamiento. Lo que sí se pretende es reducir el tráfico y que haya menos ruido y vehículos circulando por la zona. Queremos hacer una ciudad más accesible y más amable con nuestros vecinos y vecinas».

Por su parte el concejal de Política Territorial, José Sousa, ha afirmado que «a finales de julio estará terminado el asfaltado de la calle. Con esta actuación hemos querido garantizar la accesibilidad y ganar espacio para el peatón, así como habilitar más alcorques y mejorar la escena urbana en general. Pido disculpas a los vecinos y vecinas por las molestias que inevitablemente producen las obras».

Ayuntamiento de Coslada