La Policía Local de Coslada ha imputado a I.M.G. de 22 años un presunto delito contra la Seguridad Vial al superar en más de 60 km/h la velocidad permitida en una vía del casco urbano.

El vehículo que conducía la persona imputada, un turismo marca Citroën modelo C-5, circuló en la zona del dispositivo policial a una velocidad de 102 kilómetros hora cuando el límite en ese vial es de 40. Por este motivo los agentes le han imputado al conductor un presunto delito contra la Seguridad Vial reflejado en el artículo 379 del Código Penal.

La sanción prevista para este tipo de delito podría ser la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Los hechos acaecieron durante un control de velocidad mediante radar instalado por la sección de Tráfico de la Policía Local de Coslada en la calle Virgen de la Cabeza. Dicha vía es una de las elegidas por la Unidad de Tráfico para efectuar controles de velocidad ya que es un lugar donde se han producido varias quejas vecinales debido a la excesiva velocidad de algunos conductores así como de ser un posible lugar de celebración de competiciones ilegales.

Con este tipo de dispositivos policiales se pretende prevenir y reducir la siniestralidad y la gravedad de los accidentes en esta zona.

Al margen de este hecho, el operativo sirvió para denunciar a otros ocho conductores por superar la velocidad permitida en más de 30 kilómetros hora.

La Unidad de Tráfico aumentará en estos días la vigilancia y control de velocidad así como la detección de alcohol y sustancias estupefacientes en los viales del municipio con motivo de la proximidad de las fiestas navideñas para evitar la proliferación de accidentes y conseguir la meta de cero fallecidos en accidentes de circulación en el año 2018 en Coslada.

Desde este año

Cabe recordar que en febrero de este mismo año, el Gobierno Municipal de Coslada informó la entrada en funcionamiento de un radar para el control de los límites de velocidad en la ciudad. Este servicio se hacía realidad después de haber sido demandado en numerosas ocasiones por vecinos y vecinas través de quejas/sugerencias presentadas y por diversas entidades ciudadanas.

El año pasado, la Dirección General de Tráfico hizo públicas las razones por las que hay que cumplir con los límites de velocidad establecidos. Entre otros argumentos, la DGT hizo hincapié en que el aumento del 5% en la velocidad provoca, aproximadamente, un incremento del 10% en los siniestros que causan traumatismos y del 20% en los se registran víctimas mortales.

Además, ajustar la velocidad a lo que marca cada vía podría evitar una cuarta parte de los fallecidos en accidentes de circulación.