El Fiscal pide 23 años de prisión para Ginés Jiménez y la absolución de 5 agentes.

De los 26 agentes detenidos por la Policía Nacional el 8 de mayo de 2008, sólo siete han ido a juicio y a partir de hoy, sólo dos continúan acusados: Ginés Jiménez y otro agente local, Carlos M. G., para quien el fiscal pedía algo más de dos años de condena y ahora sólo solicita el pago de una multa de 2.160 euros.

Ginés Jiménez dice no es ningún ogro ni el personaje que ha creado la Policía

El exjefe de la Policía Local de Coslada Ginés Jiménez se ha desvinculado del «personaje inexistente que ha creado la Uydco», ha afirmado que no es «ningún ogro» y ha calificado todo este proceso seguido contra él como un «atentado contra la figura de la Policía Local».

Jiménez se ha pronunciado así al utilizar su derecho a la última palabra en el juicio que el pasado viernes quedaba listo para sentencia en la Audiencia de Madrid contra él, su mujer, su hijo, varios agentes del cuerpo y tres ciudadanos rumanos a raíz de la operación Bloque que llevó a la detención de 26 agentes en 2008.

El abogado del principal acusado ha reiterado la petición de nulidad de todo el proceso, ha demandado una sentencia absolutoria para él en su defecto, y además, que se deduzca testimonio contra cuatro policías que lideraron la operación Bloque por «manipular» la investigación.

Oskar Zein, letrado que defiende al matrimonio y su hijo, ha solicitado que se deduzca testimonio a cuatro policías nacionales que investigaron las actuaciones previas a este juicio porque «manipularon» a los testigos y los «guiaron» en sus declaraciones «hasta conseguir el linchamiento de Ginés».

También ha recordado este abogado a la Sala que solicita la nulidad de todo el proceso como ya hizo en las cuestiones previas porque parte de unas escuchas telefónicas practicadas de manera irregular, que llevaron a la Udyco (Unidad contra el Crimen y la Delincuencia Organizado) hasta Ginés de manera injustificada.

Cuatro policías de esta unidad pudieron haber cometido delitos de obstrucción a la justicia, denuncia falsa, simulación de delito, falso testimonio, trato vejatorio, prevaricación de funcionarios públicos y malversación de caudales públicos durante la investigación del caso que ha precedido este juicio, según este letrado.

Esta parte se ha apoyado en las declaraciones de más de una decena de testigos que, a lo largo de varias sesiones, han afirmado haber recibido presiones y guías en sus declaraciones, llegando incluso algunos de ellos a denunciar a miembros de la Udyco por la humillación y el maltrato sufrido.

Respecto al delito de amenazas del que se acusa a su representado, este letrado ha recordado que existe más de diez pruebas documentales que acreditan la «imposibilidad» de que Ginés se aproximara a la hostelera que le acusó de amenazarle de muerte con una pistola ese día de septiembre de 2006.

La imputación por el delito de blanqueo de capitales también «carece del más mínimo fundamento» para esta parte, que afirma haber demostrado que «cada céntimo de la familia tiene un origen lícito» y creer lo contrario supone «tragar, una vez más, con el dogma de fe de la Udyco, que siempre queda por encima».

«Pues yo digo no, no y no» ha seguido este abogado, que defiende que Ginés Jiménez Buendía es inocente de todos los delitos de los que se le acusa -tenencia ilícita de armas, extorsión, blanqueo de capitales, cohecho y amenazas-, por lo que merece ser absuelto de la pena de 23 años que el fiscal pide para él.