Los conductores del anillo exterior de la vía, los más beneficiados.

Los conductores que quieran acceder a Coslada, la avenida de Arcentales y al estadio Wanda Metropolitano desde el anillo exterior de la M-40 cuentan ya con un nuevo carril de entrada de un kilómetro de largo. Las obras, que comenzaron a finales de verano, han durado unos tres meses. Con esta ampliación, se pretenden reducir los grandes atascos que se registran en esta vía cuando juega el Atlético de Madrid en casa.

El estadio Wanda se inauguró el pasado 16 de septiembre. Tiene una capacidad de 68.000 espectadores, a los que hay que sumar otros 4.000 empleados directos e indirectos. El recinto cuenta con 2.900 plazas de aparcamiento, un número insuficiente para un aforo tan alto.

Los principales problemas que se dan en el estadio Metropolitano se producen en los carriles procedentes del sur de la M-40, debido a que estos vehículos tienen que pasar una rotonda de acceso. Por el contrario, los que acceden desde el norte, tienen una salida directa, con lo que las retenciones son menores. En breve está previsto que una calle conecte de manera directa la vía de circunvalación con un lateral del estadio.

El País